Visitar Liubliana, la gran sorpresa europea

Home / Destinos Nadiu / Eslovenia / Visitar Liubliana, la gran sorpresa europea

Que la naturaleza en Eslovenia nos brinda verdaderos tesoros no es ningún secreto. Sin embargo, menos conocido es que Liubliana, su capital, es una ciudad en la que los inesperados hallazgos nos esperan a la vuelta de cada esquina.

visitar-liubliana---vistas-desde-el-castillo

Vistas desde el Castillo de Liubliana, Eslovenia. Foto de Ronnie Macdonald, compartida bajo licencia CC BY 2.0.

Ideal para recorrerla a pie o en bicicleta, la pequeña capital de Eslovenia, suma lo mejor de Austria e Italia, sus países vecinos. Si estás pensando en una escapada, te mostramos qué ver en Liubliana. ¡La ciudad te va a sorprender!

No te pierdas todo lo que visitar en Liubliana

La primavera y el verano son los mejores meses para viajar a Eslovenia. En esa época Liubliana resplandece con una luz que se diría mediterránea si no nos encontráramos lejos de la costa y a los pies de los Alpes de Kamnik. Pasear por las calles de la que fue capital verde europea en 2016 nos transmite la esencia de una ciudad que en su día formó parte del Imperio Austrohúngaro. Una ciudad vibrante y de ambiente universitario que tiene mucho que ofrecer a nivel cultural, gastronómico y de diseño, además, por supuesto, de su riqueza patrimonial.

Al visitar ciudades poco masificadas ayudamos al desarrollo local. Asegurémonos contratar actividades y alojamiento con empresas que garanticen condiciones justas

visitar-liubliana---castillo

Castillo de Liubliana, Eslovenia. Foto de Lorenzo Magnis, compartida bajo licencia CC BY 2.0.

La ciudad se ordena en torno al serpenteante río Ljublianica y sus puentes. Para hacernos una idea de cómo es su geografía urbana, lo mejor es subir a lo alto de la colina del Castillo, símbolo de la ciudad, desde la que hay unas vistas preciosas que abarcan el casco antiguo. Las coquetas iglesias, los tejados rojos y el verde salpicando el paisaje en toda su extensión la convierten en digna de un escenario de cuento. Para alcanzar la cima cómodamente podemos usar el funicular panorámico.

La Calle Mestni es una de las más transitadas del casco viejo. Es agradable pasear por ella contemplando las bellas fachadas de los edificios colocados a un lado y a otro, bajo los cuales encontramos numerosas tiendas, restaurantes y pequeños comercios. Siguiendo la calle desembocamos a nuestra izquierda en el Puente Triple, o Tromostovje, uno de los principales lugares que ver en Liubliana.

Puente Triple e Iglesia de la Anunciación, Liubliana, Eslovenia. Foto de Francisco Anzola, compartida bajo licencia CC BY 2.0.

Tal vez al visitante algunos detalles de la ciudad le recuerden a Praga. De hecho, Jože Plenik (1872-1957), quien diseñó el famoso Castillo de Praga, nació aquí e ideó gran parte de los edificios emblemáticos de la ciudad, construidos a partir del terremoto de 1895, como el propio Puente Triple, el palacio de la Biblioteca Nacional, los monumentos de la calle Vegova, el edificio columnado del mercado o el complejo de edificios del cementerio de Zale, donde está enterrado. Tanta productividad fue el resultado de una vida dedicada esencialmente a la arquitectura y a la tarea de dar esplendor a la ciudad.

Cruzando la mencionada pasarela de Jože Plenik, alcanzamos la Plaza Prešeren, una de las más importantes de la ciudad. En ella se encuentran varios emblemas arquitectónicos en una especial armonía de postal: la Iglesia de la Anunciación, cuyo altar es una espléndida joya de la escultura barroca, la estatua del poeta France Prešeren, que da nombre a la plaza, y la fachada de las Galerías Emporium.

Desde la plaza podemos realizar un agradable paseo por la ribera del río. Con la llegada de la primavera, las terrazas de las cafeterías siempre están animadas. Sentarse en una de ellas es uno de los planes imprescindibles que hacer en Liubliana. Si seguimos paseando, llegaremos al sorprendente Puente de los Dragones, icono perfecto del modernismo europeo. El puente, con esculturas de cuatro imponentes dragones que parecen a punto de salir volando, conecta con los orígenes legendarios de Liubliana según la cual el héroe mitológico Jasón libró aquí a los habitantes de los ataques de un terrible dragón. La visita puede seguir bordeando el río a la búsqueda de otras plazas importantes de Liubliana: la Plaza Municipal, la Plaza Vieja y la Plaza Superior.

Arte callejero en Metelkova, Liubliana, Eslovenia. Foto de Marika Bortolami, compartida bajo licencia CC BY 2.0.

Para los viajeros más urbanitas, valdrá la pena desplazarse hasta Metelkova, el barrio más alternativo de la ciudad. Metelkova es una especie de gran centro cultural que ocupa los edificios de lo que fue un antiguo cuartel militar del ejército esloveno de la antigua Yugoslavia, tomado ahora por pintores, grafiteros y otros artistas. Además, es sede el Museo de Arte Moderno . Sin duda, un buen punto y final para esta sorprendente ciudad.

Leave a Comment